PePe Rosales

PePe Rosales.

Soy José pero me llaman PePe. Ya imagináis de quién vengo siendo. Contra viento y marea. Al mal itempo buena cara.

La Coruña, Galicia y sobre todo España.


#ComandanciaDeObras. Rosa Gallego exige a Ferreiro que cumpla la MOCIÓN para poner fin a 8 meses de okupación ilegal de la Comandancia donde se realizan obras y actividades ilegales. Que deje de proteger a los okupas ilegales y que proteja a los coruñeses que están desocupados por su desastrosa gestión.
El GMPP presenta alegaciones al Presupuesto para 2018 que suponen modificaciones por casi 53 millones de euros que incluyen 10,5 millones para las personas, 24,4 millones para los barrios, 3,1 millones para las asociaciones, 11 millones en bajas y 4 millones de nuevos ingresos.
Presupuestos Rosa Gallego: "Ferreiro ha logrado que el presupuesto de 2018 sea aún peor que el de 2017 porque no resuelve ni un problema real de los coruñeses y los empeorará porque sube los impuestos a cambio de nada".

miércoles, 13 de enero de 2016

OPINIÓN: TONELADAS DE DEMAGOGIA EN A CORUÑA

Artículo de opinión de un vecino de la ciudad. 


TONELADAS DE DEMAGOGIA EN A CORUÑA

Durante los últimos meses la demagogia ha ido tomando A Coruña de una forma nunca vista hasta ahora, una demagogia que camina en su máxima expresión, alentada tanto por políticos –lo cual asumimos el resto de mortales-, como por ALGUNOS profesionales del periodismo que sin declararse partidistas, evalúan y exponen su propia ecuación de una realidad que conforman resolviendo multitud de variables, a su libre criterio y albedrío, arrojándose la propiedad de la verdad sobre cualquier cuestión, dictaminando una realidad desenfocada, populista, carente de la profundidad, conocimiento y matices que debían ser menester, magnificando algunas cuestiones y despreciando u ocultando otras.

Ello da como resultado una realidad débil, opinable, confusa, populista y variable; una realidad demagógicamente manipulada, una realidad al servicio de intereses y no del ciudadano, y ello además con el espurio convencimiento de que esos intereses deben coincidir SI o SI con los del ciudadano, por las buenas o por las malas, machacando los mismos mensajes.
Demagogia es una expresión de mucha tradición en los círculos políticos, el ciudadano lo sabe y su crítica lo equilibra, lo preocupante es que otros intereses interfieran en ese juego, rompiendo el equilibrio informativo, confundiendo de forma partidista y ello bajo el paraguas de una supuesta neutralidad.
En ese contexto podemos definir Demagogia como: Manipulación y falsedades, simplistas y populistas, utilizadas como procedimiento para convencer al pueblo, a fin de convertirlo en instrumento político.

*       Demagogia en el túnel y plataforma de La Marina:

Recordemos que después de finalizarse las obras del Parrote, las del túnel de La Marina se comienzan en la primera mitad del año 2014, poco después comienzan las de urbanización de la superficie y una gran parte de la obra se pone en servicio un año después. El túnel del Parrote a día de hoy, también ha sido entregado por la Empresa, sin embargo las diferencias entre Ayto. y Autoridad Portuaria impiden que se ponga en servicio.
Debemos entender que no es discutible la bondad de esa gran transformación, recordemos la imagen de la cantera que allí tuvimos durante muchos años -hasta 2011- y la gran mejora que supondrá el nuevo túnel para toda la zona de Monte Alto, además de ser un proyecto antiguo y enquistado, al que se debía dar solución de una vez.

-Pavimento de la Marina:
El autor del proyecto –según manifiestan algunos medios - ha presumido de renunciar a la dirección de la obra, a la vez que supuestamente denunciaba por anticipado que el pavimento de piedra rompería por defectos “de construcción”.
La realidad completa es otra, existen otras variables que desde han participado en esta compleja obra.
La pequeña zona de pavimento de piedra que rompe, ha estado sometida al efecto de un intenso tráfico (15.000 coches y buses al día), intenso y sin apenas restricción de velocidad; situación no prevista en el proyecto y de lógicos resultados. En previsión de esa cuestión y por lo que se ve claramente, el pavimento de la zona de circulación ya se modificó respecto a la pintura del proyecto inicial; por ser originalmente inadecuada para soportar el uso final.

Así y como cualquiera puede apreciar visualmente en La Marina, el primer tramo de la zona de tráfico se realizó en asfalto (delante Autoridad Portuaria) y en hormigón en el resto (hasta Puerta Real), con la finalidad de que “aguantase” el brutal trajín circulatorio hasta la apertura del túnel, así como en su uso definitivo, con una mínima parte de ese tráfico.
En piedra solamente se observa una pequeña zona sometida a circulación, que seguramente por cuestiones estéticas se decidió mantener con la solución del autor de la pintura inicial, aún sabiendo que podría romperse si el tráfico se mantenía en superficie durante largo tiempo. Se trata de una pequeña zona de pocos metros cuadrados, entre Rúa Agar y Luchana, que forma parte de una inmensa superficie de varias decenas de miles de metros cuadrados de pavimento. Una mínima parte cuya reparación posterior se asume en la organización y ejecución de las obras.


Se dice que la rapidez de ejecución es la culpable ¿A quién interesa que las obras se eternicen?. La rapidez de ejecución es uno de los requisitos necesarios para minimizar las molestias a los usuarios, si las obras tardan en ejecutarse, también criticamos.

Con esos condicionantes y las importantes molestias generadas a los usuarios, lo razonable es que una vez el túnel puesto en servicio, se hagan las reparaciones puntuales en las zonas debilitadas y listo, se acabó el problema. ¿A quién interesa volver a cortar el tráfico en La Marina antes de poner en servicio el túnel?

Se evidencia que el pavimento no ha roto en la C. Ambrosio Feijóo ni en el tramo de circulación de Alférez Provisional, zonas no sometidas a esa brutalidad de tráfico, ni tampoco rompió en el resto de miles de metros cuadrados ejecutados, existiendo además unos plazos de garantía que aseguran la reparación de posibles vicios. 
Con todo esto y apareciendo unas “losetas levantadas” la foto de la demagogia es fácil, aunque las instantáneas se tomen en una zona cuyo sacrificio y reparación estaban a todas luces previstos; la zona más exigida de la obra, sometida durante unos 9 meses a un tráfico de intensidad y velocidad que hoy día ya debía discurrir por el túnel y no por la superficie, cuestión esta que es lógico que conlleve normales daños colaterales a subsanar.

Nada se sabe por otra parte de las limitaciones a implantar para reducir el tráfico y velocidad en La Marina una vez abierto el túnel ¿Puede ser este uno de los motivos por los cuales interesa retrasar la puesta en servicio del túnel del Parrote?.


Sorprende también la falta de preocupación por el lamentable estado de las vallas de seguridad peatonal, que pronto cumplen un año; la permisividad de la que “disfrutan” los coches mal aparcados en C. Ambrosio Feijóo (entre Correos y Autoridad Portuaria) y en Alférez Provisional (entre Correos y Palexco), la falta de renovación de señales caídas hace largo tiempo ó el vandalismo que impera en O Parrote y La Marina.


A la vista de la inoperancia que se observa, quizás incluso acaben conviviendo las dos alternativas durante muchos meses más, con tráfico libre por las dos vías, La Marina y túnel, lo cual sí que sería una chapuza, incumpliéndose los objetivos del proyecto y con retrasos también indefinidos en el proceso de peatonalización de la Ciudad Vieja.

Procesar de forma partidista estas cuestiones introduciendo términos como “chapuza, imprevisión, electoralismo” es practicar populismo, es hacer política y no hacer periodismo al servicio de los ciudadanos.
Lo que esperamos de los políticos es que cumplan su programa ¿Por qué a algunos “sorprende” que intenten hacerlo? ¿Están legitimados para hablar de “electoralismo” los que desenfocan la verdad sin conocimiento de causa y dependiendo de quién gobierna?

Señores que comparan unos pocos metros cuadrados de losetas en La Marina (con las circunstancias antes expuestas), con el pavimento de toda la C. Orillamar, recordad que la C. Orillamar se recibió al completo, por lo visto con errores de elección del material de proyecto y que posteriormente se ha tenido que cambiar TODO el pavimento –de piedra a asfalto-, y no por una circunstancia de organización de obra, sino por elección de una solución no adecuada. En La Marina en cambio la piedra ya se suprimió de la zona de circulación –cambiándose la solución del proyectista-, excepto en la pequeña zona antes mencionada –en la que se impuso la estética de la piedra – y cuyo sacrificio estaba a todas luces previsto por los ejecutores y de fácil subsanación una vez abierto el túnel.

-Supuestas filtraciones:
En los túneles de estas características –pegados al mar- no se pretende eliminar por completo las filtraciones, son un elemento previsto y asumido en cierta cantidad, lo que se pretende es controlarlas, y para eso se disponen sistemas de drenaje y bombeo y paneles de revestimiento de los muros, creando una cámara por dentro de la cual se evacúa el agua hasta las bombas.
Una vez más la foto demagógica –del muro chorreando- puede estar servida cuando espurios intereses acechan detrás del objetivo.
                                                                                                                                                                            Estos últimos días de tanta lluvia, el seco aspecto del acabado del túnel que algunos no quieren poner en servicio, evidencia que los sistemas empleados están funcionando.




Sin duda es una gran obra cuyas fortalezas se acabarán reconociendo. Se han anegado sin embargo otros parkings de la ciudad, sin que se sepa exactamente el motivo, rumoreándose –como siempre- que pudiera ser por falta de limpieza de la red de saneamiento antes de intensas lluvias.           (Foto Ideal Gallego)


*      Demagogia en escaleras mecánicas de Maestro Clavé:

Las escaleras mecánicas, al igual que los ascensores, disponen de un obligatorio servicio de mantenimiento especializado, que debe garantizar su funcionamiento ininterrumpido.
Es responsabilidad del propietario (ayuntamiento), tener contratado ese servicio y exigirle que cumpla su función de modo eficiente.

Las escaleras han funcionado de modo efectivo durante meses, y después de un incidente –debido a factores humanos- las han parado y ahora no están funcionando al 100 %. ¿Os imagináis lo mismo en vuestro ascensor? ¿No será que interesa demonizar un servicio que supone la VIDA para muchas personas, simplemente porque lo han hecho otros?

Se podrían desgranar muchos más temas, siendo cada uno de ellos una lucha entre Verdad y Populismo.


(Mejoras de Alfonso Molina, falsa Renta Social, paralización iniciativas en barrios, impuestos, becas USA, ausencia de presupuestos 2016, préstamos no necesarios, terrenos del puerto, puente del Ofimático a Castro de Elviña…)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sí señor. Muy bien dicho. Hay que desmontar la demagogia de ALGUNOS, que no son más que una prolongación de este gobierno que lo único que ha hecho por el momento es subir en el borrador de los presupuestos aumentar la partida de publicidad y propaganda.